sábado, 10 de octubre de 2009

Sensación del Inmigrante


La Voz de Gotiasan ha querido colocar esta historia de Deneb Milano sobre esas sensaciones que tiene el inmigrante, cuando va de lo conocido a la incertidumbre de una nueva vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprovecho para protestar, porque quedé picado(con ganas de más) con el cuento de La Sensación Inmigrante. Quiero más.
Otra cosa, Nedeb Milano, es hijo de ustedes?.
Disfruto mucho sus blog's.
Eloy

Anónimo dijo...

Amigos:



Me gustó mucho el de "La sensación del inmigrante", mucho de lo que allí mencionan pasa tal cual y a veces hasta peor.
Personalmente, no vivimos tan "escalofriante" la bienvenida como algunos nos han comentado que les pasó.



Ya tenemos unos años aquí y hoy estamos aún a la espera de una tarjeta de residentes legales (ya va cerca de año y medio desde que aplicamos).

Hemos trabajado duro para ello, pagamos impuestos (sí se puede hacer pues Canadá te provee de un SIN especial para ello), hemos estudiado por nuestra cuenta, he cumplido dos años de trabajo voluntario (y me acordé mucho de ti c/vez que sufrí en el corazón discriminación por tener acento).

Ah, pero nuestra hija nacida en Canada no tiene ayuda alguna, es ciudadana natural y nunca le han dado su child suport. Dicen que NO le corresponde pues sus padres no cumplen con los requisitos, ni siquiera tiene su SIN.

Se olvidan fácilmente de que la niña tiene que recibir educación, pagar los medicamentos que necesite, etc.

Esto NO era lo que soñaba antes de venir, pero ¿y ahora qué??...

La vida tiene gran valor y nadie tiene derecho a transformarla en un libro vacío cada vez que a otro se le ocurra.. Eso piensan de nosotros: que lo obtenido afuera acá no vale, que somos analfabetos, sin modales y que -por el solo hecho de haber nacido hispanos- posiblemente tengamos historial criminal...